Disciplina de la odontología encargada de sustituir dientes ausentes o perdidos, mediante la colocación quirúrgica de un implante dental “tornillo”, en el hueso maxilar o mandibular, para posteriormente rehabilitar y restituir funciones masticatorias, fonéticas y estéticas del paciente.